¿Qué es un círculo de mujeres?

"Cuando un número importante de personas cambia su modo de pensar y de comportarse, la cultura lo hace también, y una nueva era comienza" Jean Shinoda Bolen.

El círculo como ritual viene de prácticas ancestrales de la sabiduría indígena. Los círculos de mujeres se crean desde la necesidad de volver a la escencia femenina, en un espacio de conexión, comunicación y sanación entre mujeres. La forma circular representa la psique femenina, donde existen relaciones menos jerarquizadas y más igualitarias. El círculo desafía la lógica social tradicional de la jerarquía.

     Así pues, un círculo de mujeres es una dinámica en donde un grupo de dos o más mujeres se reúnen en forma circular a comunicarse a través de energía compasiva y amorosa. Los círculos de mujeres han existido desde épocas ancestrales, en diferentes culturas. Cada círculo es diferente, y no hay una forma única de hacerlo, dependerá de la energía particular del grupo. 

Orígenes y Significado

 Los círculos de mujeres tienen como base el mito del centésimo mono, el cual  explica la biología de la consciencia, y cómo los comportamientos aprendidos se propagan rápidamente en la medida en que se expanden en un grupo de personas. El centésimo mono es el mono que hipotéticamente inclina la balanza de forma decisiva para la especie, propagando una nueva actitud en el grupo lo cual generará un eco en grupos más amplios, transformando progresivamente la cultura.

     Este fenómeno es el que sustenta la intención de los círculos de mujeres. Se pretende que el despertar de la consciencia se expanda cada vez más, por esto los círculos deben ser abiertos, no envidiosos, y cada mujer puede crear uno cuando se sienta llamada a hacerlo. 

El ritual entonces permite que en la medida en que las mujeres se sanen, y expandan su consciencia, la cultura se transforme; y la especie, tanto mujeres como hombres, evolucione.

     Son muchas las maneras en que las mujeres se comunican dentro del círculo. Escuchando, presenciando, representando un modelo, reaccionando, profundizando, haciendo de espejo, riendo, llorando, sintiéndose afligidas, inspirándose en la experiencia y compartiendo la sabiduría de la experiencia, las mujeres del círculo se apoyan mutuamente y se descubren a sí mismas a través de las palabras. Están empezando a aflorar círculos en todas partes: círculos de mujeres que se alientan y confortan unas a otras, círculos de sanación, círculos de sabiduría, círculos de hermanas, de mujeres sabias, de madres de un clan, de abuelas, círculos de ancianas y de mujeres en camino de serlo, círculos que perduran a través del tiempo y círculos creados con un fin preciso, incluso círculos de mujeres en el ciberespacio y en el mundo de los negocios (Tomado de "El millonésimo círculo" de Jean S. Bolen).

Formato

    La dinámica es muy sencilla, formamos un círculo y en el centro ubicamos un altar en el que ponemos flores, velas, agua, cristales, o simplemente el vacío como símbolo de centro energético del círculo. En algunas oportunidades fijaremos un tema con anterioridad o simplemente hablaremos de lo que nos corresponda. Una vez formado el círculo, cualquier decisión relevante se ha de tomar por consenso. Para que eso funcione debe imperar la sinceridad. Si una mujer teme decir la verdad por no herir los sentimientos de otra, o por temor a una posible represalia, se crea una codependencia, y codependencia e igualdad son incompatibles, por eso es tan importante conectarnos con la emocionalidad y fluir desde la espontaneidad. 

     A medida que el círculo gira, cada mujer, al llegar su turno, habla mientras las demás la escuchan. Para esto usamos un objeto de la palabra, el cual va girando en el círculo. Quien tiene el objeto tiene el turno de expresarse ya sea a través de la palabra, el cuerpo o el silencio, todas son formas de comunicar.

     Para que un círculo de mujeres sea un lugar seguro debe constituir un espacio uterino capaz de acoger nuevas posibilidades, donde la mujer y su sueño encuentren apoyo cuando éste no sea todavía más que un esbozo sin definir, cuando la psique de la mujer esté preñada con una idea de lo que podría llegar a hacer o a ser. El miedo al ridículo aborta aquello que podría haberse desarrollado; la indiferencia lo priva de alimento. El círculo seguro acoge el sueño de esa mujer confidencialmente y sustenta la posibilidad de que se realice. A pesar de su poder curativo, el circulo no es una terapia, por eso, no tiene inicio ni final,  ni un objetivo terapéutico o clínico específico, sin embargo, puede ser un maravilloso complemento de la terapia individual o de pareja,  al ser un espacio catártico, de apoyo y escucha.

     Nos reuniremos cada 28 días. El encuentro tiene una duración de 2 horas.




Inversión

Aporte voluntario

Debes traer: una manta o tapete de yoga y/o un cojín. Alimento saludable para compartir. 



Próxima fecha

Miércoles 29 de marzo 7:30 pm