"Quizas estés buscando entre las ramas aquello que solo aparece en las raíces" (Rumi).

La sanación del árbol transgeneracional y constelaciones familiares es un método profundo, rápido y eficaz de identificación de patrones negativos consientes o inconscientes que nos llevan a vivir situaciones dolorosas o problemáticas en la vida que por lo general se repiten una y otra vez.

 

Al honrar a nuestros ancestros y cortar amorosamente las cadenas, tomamos de ellos toda la energía de vida  y podemos avanzar en ella de forma segura, libre de sabotajes, de ataduras y de lealtades ocultas.

 

 

“Los niños rara vez o nunca se atreven a vivir una vida más feliz o más satisfactoria que sus padres, sin darse cuenta que permanecen fieles a las tradiciones familiares tácitas que trabajan de forma invisible. Constelaciones Familiares son una forma de descubrir los lazos familiares subyacentes y las fuerzas que se han llevado inconscientemente lo largo de varias generaciones.” (Bertold Ulsamer)

¿Cómo funciona?

A través de una representación guiada por el terapeuta, se reconocen los desórdenes del sistema y se comprenden las dinámicas ocultas familiares que generan bloqueos y situaciones de dolor.Lo anterior permite re significar el síntoma, o el problema, y amorosamente liberarlo,  para fluir nuevamente con la energía de la vida, el amor y la fuerza que viene en nuestro árbol familiar.

 

En una sola sesión pueden identificarse y sanarse patrones discordantes ancestrales, que estén generando el problema. Sanar el árbol transgeneracional nos permite no solamente sanarnos a nosotros mismos sino a las generaciones pasadas y futuras.

 

Bert Hellinger, psicoterapeuta alemán y ex sacerdote desarrolló este método a mediados de la década de 1990 y es el fundador de esta técnica. A lo largo de su trayectoria ha tratado y estudiado a familias durante más de 50 años, y observó que muchos de nosotros utilizamos inconscientemente patrones familiares destructivos que nos conducen hacia la ansiedad, la depresión, la ira, la culpa, la soledad, el alcoholismo e incluso la enfermedad como una forma de “pertenencia” a nuestras familias. Su teoría es que, unido por un amor profundo, un niño a menudo sacrifica sus propios intereses en un vano intento de aliviar el sufrimiento de un padre u otro miembro de la familia, y cuando llega a la vida adulta se encuentra a si mismo, frustrado, con dolor, con emociones perturbadoras, que no le permiten avanzar.

 

Las Constelaciones Familiares nos permiten romper estos patrones para que podamos vivir de una forma más consciente, sana, feliz y sobretodo plena. Los resultados pueden ser un verdadero cambio de vida. En esta sesión puedes participar como constelado, es decir que tu caso específico será trabajado, o solo como asistente, en donde posiblemente serás representante de la persona que se está constelando.

 

Próxima SESIÓN grupal: 31 de marzo 6:30 pm - 11:00 pm

Las constelaciones familiares son una técnica de trabajo, en este caso grupal, cuya misión es hacer visible y transformar los desórdenes, lealtades y dinámicas ocultos del sistema familiar, los cuales tienen implicaciones en diferentes áreas de la vida y nos transmiten sentimientos dolorosos de los cuales a veces no sabemos desprendernos. Estos anclajes nos conducen a vivir situaciones limitantes que se repiten una y otra vez en nuestra vida y muy seguramente en nuestra familia.

 

Las Constelaciones Familiares se realizan en un grupo de personas que no poseen ningún vínculo entre sí y que asisten a una misma sesión. Es importante aclarar que aunque las Constelaciones Familiares se realizan en grupo, no se considera una Terapia de Grupo como tal, ya que la dinámica de trabajo es muy distinta.

 Para llevar a cabo la Constelación Familiar, se reúnen varias personas incluyendo el constelador (terapeuta), y se realizan sesiones que duran una mañana o una tarde. En un taller se constelan de 3 a 6 personas, dependiendo de la organización con que previamente se haya estructurado el grupo y del número de participantes.

 

Cada asistente que desee constelarse dispondrá de su turno y su constelación durará aproximadamente 45 minutos. Durante la constelación, las demás personas pasan a formar parte activa de la sesión, ya que pueden ser elegidas para representar las vivencias del inconsciente de la persona que está constelando. Después de cada turno de constelación se hace una pausa de 10 minutos para descansar y se continúa con la siguiente. De esta manera la dinámica de trabajo es continua y cada persona que asiste realiza un trabajo personal y grupal muy importante a nivel energético.

 

En conclusión, cada persona que asiste a un taller de constelaciones familiares realiza un trabajo personal, tanto en su constelación como en la de los demás: es muy común sentir que el rol o roles que ha experimenta cada persona como representante, está relacionado con aspectos de su vida e historia personal.

 

También se puede hacer de forma individual, en donde se usan objetos, figuras o piedras para realizar las representaciones. La sesión individual tiene una duración de dos horas.

Situaciones que se pueden constelar

  • Dificultades en las relaciones familiares.
  • Desarrollo personal.
  • Traumas de la infancia.
  • Conflictos de pareja, actual o relaciones del pasado
  • Problemas con los hijos.
  • Orientación en momentos vitales de cambio.
  • Depresión, tristeza y melancolía, con o sin causa aparente.
  • Pérdidas y duelos – Superar sucesos trágicos.
  • Recursos para afrontar enfermedades.
  • Problemas de fertilidad, adopciones.
  • Exclusión y problemas de relaciones sociales.
  • Muertes prematuras y abortos.
  • No conseguir éxito económico, profesional, o personal.
  • Otros temas: herencias, juicios.
  • Orientación a nivel profesional y proyectos.